Seguidores

martes, 18 de agosto de 2009

Los zapatos de tacón


La mayoría de nosotras no nos resistimos al ver unos zapatos de tacón en el aparador. Sus diversos diseños y colores nos cautivan, y los compramos para usarlos en la próxima fiesta de graduación; en esa cena tan especial que tanto hemos esperado o para la boda de algún familiar.

Los tacones nos hacen lucir más bellas y delgadas, aparentando unas piernas mas largas, haciéndonos sentir las dueñas del mundo… o al menos, de nuestro campo de acción.

Los zapatos de tacón son usados en pleno siglo XXI, pero no son propiamente de esta época… ellos tienen su historia.

Evidencias del antiguo Egipto ilustran en sus paredes de dibujos y jeroglíficos, hombres y mujeres sobre zapatos elevados.

Por otra parte, se piensa que el origen de los zapatos de tacón se remonta en el siglo XV cuando el uso de los estribos en el manejo de caballerizas hacía necesario que el pie encajara en el estribo durante las maniobras con caballos, este es el fundamento de las botas estilo vaquero actuales.

En la boda que se contrajo en 1533 entre Enrique II de Francia y Catalina de Médici, ella llegó a lucir zapatos de tacón alto, que empezaron a popularizarse gracias a la celebración de este evento. En 1660 un zapatero denominado Nicolás Lestage fue capaz de realizar unos zapatos de tacón alto para el rey Luis XIV para disimular su corta estatura, y quien fascinado con sus nuevos zapatos los prohibió al resto de la corte con la pena de muerte.

Para todos los gustos, los hay de todas alturas: 6 cm se considera tacón bajo. Entre 6 y 8.5 cm es tacón mediano. Y para guardar el equilibrio, porque una caída seria mortal, arriba de 8.5 cm, es decir: tacón alto.


Los tacones son nuestro delirio, lo malo está en que al usarlos constantemente, sufrimos dolores en las articulaciones y en las cervicales, puede desviarse nuestra columna vertebral y las rodillas pueden comenzar a dolernos terriblemente. Todo ello, por que padecemos un desequilibrio del cuerpo del que no estamos conscientes, lo que lleva a que se descompensen todos los puntos de apoyo naturales, se tensan los músculos y presionamos las articulaciones de manera antinatural.

Y en un futuro podríamos sufrir artrosis, esguinces, acortamiento del talón de Aquiles y pueden empezar a emerger los denominados juanetes. Lo que me queda por decir es lo siguiente: para todo abusar de su consumo no es bueno.


;Pero de que son lindos, lo son. Y para este tiempo de calor, son ideales para lucir casuales, sexys y elegantes… y de paso, para conquistar a los chicos… o alcanzarlos.

1 comentario:

  1. Y por lo que he visto últimamente, nosé si ya tengan mucho tiempo,he notado que regresaron a los "viejos" modelos estilo sandalia de romanos (¿sí eran esos?). En fin.

    Espero estés bien,
    Ta.

    ResponderEliminar

Haz decidido abrir tu mente.
Gracias x comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...